Todo fluye: Heráclito por la mañana